Seguidores

contador de visitas

domingo, 3 de julio de 2011

El EGOISMO

La persona egoísta está centrado en si misma y vive en un mundo cerrado.

El egoísmo es diferente al amor propio, que es necesario y saludable, porque el egoísta no siente amor hacia su persona sino desprecio y quiere todo para él porque se siente miserable y vacío.

La diferencia entre el amor propio y el egoísmo es que mientras el primero es el sentimiento de respeto por uno mismo, que no puede ceder su propio espacio, el segundo es la pretensión de utilizar a los otros para su propio beneficio, manipulándolos como objetos.
si la gente no se odiara tanto a si misma, habría menos sufrimiento en el mundo, porque el odio hacia si mismo se proyecta con agresividad y violencia.

El hombre egoísta está solo y aislado, por eso trata de llenar su vida con objetos. Su personalidad puede ser depresiva con rasgos obsesivos.

El egoísta se va quedando solo por elección, porque es incapaz de compartir nada.

El egoísta según Freud, o avaro, tiene un trauma en la etapa sádico anal. La fijación en esa etapa produce un modo de relación sadomasoquista y un apego desmedido por el dinero (símbolo de las heces) del cual no quiere desprenderse, por placer, recreando el mismo placer infantil que le producía la contención de las heces.

Sólo cuando desaparece el Ego y surge la conciencia podemos pensar con el corazón.

1 comentario:

Crocheteando dijo...

Hola Ana,
Encantada de conocerte. Tus pantunflas me ha gustado todas, y los corazones para decorar de tu post anterior me han enamorado, de hecho me llevo el gráfico para hacerlos. Desde ahora te sigo.
Besos desde España